Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Birmania celebrará elecciones generales el 8 de noviembre próximo

miércoles, 8 de julio de 2015

Birmania celebrará elecciones
generales el 8 de noviembre próximo
Los birmanos acudirán a las urnas para elegir parlamentos nacional y regionales el 8 de noviembre próximo, anunció hoy la comisión electoral, según la emisora la Voz Democrática de Birmania.

Los comicios serán los primeros que se celebren en el país desde que la última junta militar se disolvió y traspasó el poder a un gobierno civil afín, el 30 de marzo de 2011, si se exceptúan las elecciones celebradas en 2012 para rellenar escaños vacantes.

La opositora birmana y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, y su partido, la Liga Nacional por la Democracia (LND), parten como favoritos a ganar el mayor número de diputados.

Las distintas formaciones políticas dispondrán de 60 días de campaña electoral.

Las urnas decidirán 330 escaños de la Cámara Baja del Parlamento nacional; 168, de la Cámara Alta; y otros 64 de los legislativos regionales.

Un total de 29 escaños regionales se rellenarán con representantes de las distintas etnias.

Los militares tienen reservado un cupo del 25 por ciento de los asientos parlamentarios, según la Constitución de 2008, redactada y aprobada bajo la última junta militar.

La oposición, encabezada por Suu Kyi, ha tratado de modificar la Carta Magna antes de las elecciones, pero el cuerpo castrense, que controla el voto decisivo, se ha opuesto.

La Constitución actual prohíbe a Suu Kyi ocupar la jefatura del Estado porque tiene al menos un hijo con nacionalidad extranjera.

Las últimas elecciones libres y plurales que se celebraron en Birmania fueron en 1990 y ganó abrumadoramente la oposición agrupada en torno a la nobel de paz, aunque las autoridades nunca reconocieron el resultado, y años después lo anularon.

Birmania comenzó en 2011 un proceso de reformas políticas, económicas y sociales que han permitidos importantes avances en el país, como el derecho a sindicarse o manifestarse, pero la iniciativa ha perdido el empuje inicial, según Suu Kyi.

Visto en El diario.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Salvar Shwedagon

jueves, 4 de junio de 2015

En el último lustro, desde el inicio de las reformas económicas allá por 2011, la apertura de Myanmar al mundo parece haberse precipitado. Yangón, la antigua capital del país hasta que se cambió por la ciudad de Naypyidaw, está en un punto de inflexión.

La colina de Singuttara,
coronada por la pagoda Shwedagon
(Francesc Morera)
Estimulado por una apertura sin precedentes en el gobierno y un proceso de reforma radical, Myanmar está entrando en un período de desarrollo acelerado. Los cambios en Yangón, la que fuese hasta 2005 la capital se están produciendo a gran velocidad y decenas de empresas extranjeras, principalmente del sudeste asiático han tomado posiciones para quedarse con una parte de este gran pastel. Para dar cabida a esta marea de nuevas empresas se han construido decenas de nuevas torres de hoteles, oficinas y apartamentos. Se han derribado antiguos edificios coloniales, y otros muchos se han recuperado siendo la sede de empresas y de hoteles internacionales.

Sin una planificación adecuada, la ciudad podría seguir el camino de muchos de sus vecinos asiáticos en la pérdida de su carácter y patrimonio arquitectónico, y convertirse en una ciudad contaminada y congestionada pues el número de coches en estos cinco años se ha triplicado. O podría transformarse en una de las ciudades más hermosas y habitables de la región. Las decisiones tomadas durante los próximos dos años darán forma a la mayor ciudad de Myanmar para el resto del siglo. Y es que según el informe 2013 de Myanmar de McKinsey, la población de la capital podría ascender de 4 a los 10 millones en 2030.

La pagoda Shwedagon, en Yangón, con una antigüedad de más de 2.500 años, brilla desde lo alto de la colina de Singuttara como un faro que ilumina la ciudad. No solo es el corazón de Yangón, espiritual y geográficamente hablando, sino un lugar de peregrinaje y patrimonio de todos los birmanos y el icono más reconocible del país.

La imponente pagoda Shwedagon,
de 2.500 años de antigüedad.
(Francesc Morera)
En enero, la Comisión de inversión de Myanmar dio luz verde a la construcción de un terreno situado a los pies de la pagoda que se desplegará en torno a 72 acres y que se desarrollará en varias fases para uso residencial y comercial. Este proyecto se llama Dagon City y lo llevará a cabo una joint venture entre la multinacional Marga Landmark y la local Thu Kha Yadanar. La voz de alarma la dio un grupo de ingenieros y expertos en planificación urbana, que afirmaron que los trabajos de excavación para los cinco proyectos corrían el riesgo de alterar el nivel freático por debajo de la colina de Singuttara y potencialmente dañar los cimientos de la pagoda, amenazando la solidez de su estructura. Desde ese momento se inició un debate en todo el país, y se creó una plataforma ciudadana muy activa de más de 10.000 personas, que piden la protección de este sitio único en el mundo. Sólo hay que ver los errores cometidos en otras partes de la ciudad. La Pagoda Sule en el centro urbano, ha sido eclipsada en los últimos años por los grandes desarrollos comerciales, un ejemplo instructivo de lo que supone el desarrollo excesivo. No se deben escatimar esfuerzos para evitar incurrir en el mismo error con la pagoda Shwedaagon.

Hay que decir que hasta la fecha, ninguno de los estudios llevados a cabo sobre el impacto que las excavaciones tendrían sobre los cimientos de la pagoda asentada sobre la colina Singuttara, sobre la que se alzan Shwedagon y otras dos pagodas ha sido definitivo, pero existe un riesgo real y por ello en febrero de este año se aprobó un periodo de suspensión del proyecto para realizar un estudio más profundo por un equipo independiente. De esta inspección se recomendó el reducir la altura de los edificios proyectados de 190 pies (57 metros) y cambios en el diseño. El periodo de suspensión sigue de momento activo, esperando a que las empresas constructoras respondan a las recomendaciones y adapten el proyecto. La primera fase, Dagon City 1 se ubicará sobre 22 acres, (unos 90.000 metros cuadrados) lo que supondrá una inversión de 300 millones de dólares que incluyen un hotel de cinco estrellas, apartamentos y centro comercial. Es más que probable que el proyecto salga adelante, pero todo y que se cumpla con los nuevos requisitos, el entorno y las vista de y desde la pagoda ya no volverán a ser nunca más los mismos si no se adapta la normativa urbana para proteger el patrimonio.

No se puede detener el progreso, especialmente en un país que ha pasado tantas décadas soñando con él, pero si no se crean leyes que protejan el patrimonio, una de las mayores riquezas de este país, se corre el riesgo de que se pierda la propia identidad del pueblo birmano.

Artículo de Ana Morales en Gea PhotoWords.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

'La Marina tailandesa nos empujó de vuelta al mar y amenazó con dispararnos'

sábado, 23 de mayo de 2015

Pesqueros de la provincia de Aceh
rescatan a los refugiados que viajaban
en un navío birmano (JANUAR AFP)
  • Supervivientes del navío con cientos de Rohingyas y bangladesíes narran su odisea
  • Aseguran haber recibido un trato inhumano por parte de las Marinas de Tailandia y Malasia
  • Finalmente, los rescataron pescadores de Indonesia: 'No podíamos dejarlos morir'
La Marina tailandesa amenazó con disparar a los cientos de refugiados Rohingyas del navío rescatado este miércoles en la costa de Indonesia, según han relatado los supervivientes del barco a medios locales.

Sirajul Islam, uno de los refugiados hambrientos y deshidratados que fueron llevados a la costa de la provincia de Aceh, ha detallado que la Marina tailandesa reparó el motor del barco y dio alimentos y bebidas a los refugiados. Sin embargo, después, empujaron el barco de vuelta al mar y dijeron que se fueran o "dispararían a la nave". Anteriormente, la Marina había declarado que proporcionó ayuda a los refugiados, pero que la mayoría de ellos no quiso quedarse en Tailandia e insistió en ir a Malasia.

El joven refugiado también cuenta cómo él mismo vio morir de hambre a 10 refugiados, "entre ellos, mujeres y niños" mientras viajaban en el navío durante semanas.

Según Razali Puteh, uno de los pescadores que rescató a los inmigrantes, se encontraban navegando a 60 kilómetros desde la costa de Aceh, cuando vieron la embarcación. "Me quedé sorprendido con lo que vi en el barco. Estaba lleno de gente... Me quedé mudo y empecé a llorar cuando vi aquellas personas gritando, agitando sus manos y sus ropas". "No podíamos dejarlos morir. Son seres humanos. Estamos agradecidos por haber salvado cientos de vidas".

Los supervivientes contaron que fueron remolcados hacia el mar tres veces por las marinas de Tailandia y de Malasia. Según ellos, las autoridades malasias los escoltaron finalmente casi todo el camino hacia Indonesia, advirtiéndoles que nunca más volviesen.

El jefe del ejército de Tailandia, Udomdet Sitabutr, ha declarado que los Rohingyas son inmigrantes ilegales y no refugiados, y advirtió de que serán tratados como tales si entran en su país. "Los Rohingyas son un asunto diferente, porque estamos hablando de personas que entran en nuestro país ilegalmente", apuntó Sitabutr.

Sin embargo, hasta 45.000 miembros de esta minoría musulmana en Malasia están registrados en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Indonesia y Malasia anunciaron este miércoles que se comprometen a acoger temporalmente a todos los inmigrantes indocumentados de Bangladesh y Birmania que se encuentran atrapados en barcos en la zona. Eso sí, con la condición de que la comunidad internacional los reubique en un tercer país en el plazo de un año.

Los Rohingyas son una minoría musulmana que ni Bangladesh ni Birmania reconocen como nacionales. Además, en Birmania son objeto de persecución desde la ola de violencia sectaria que brotó en junio de 2012 en el oeste del país y que causó decenas de muertos y más de 100.000 miembros de esta minoría en campamentos de desplazados.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Decenas de detenidos en una manifestación estudiantil en Birmania

miércoles, 11 de marzo de 2015

La policía golpea a un manifestante durante las protestas en...

La policía golpea a un manifestante
durante las protestas en Letpadan.
REUTERS

La policía ha detenido a decenas de estudiantes que protestaban en Birmania (Myamar) contra la nueva ley de Educación, tras dispersar una manifestación, informan medios locales.


Algunos medios elevan a más de 100 el número de detenidos, aunque las autoridades no han dado por el momento cifras de arrestados ni de heridos en la localidad de Lampadan, en el centro del país.

"Golpearon a los periodistas, así que tuve que huir", declaró un reportero al diario 'Myanmar Times', mientras que, según el medio The Irrawaddy, al menos dos ambulancias abandonaron el lugar de los enfrentamientos supuestamente con heridos en su interior.

La jornada de protesta contra la ley de Educación, aprobada el año pasado, congregó a unos 200 estudiantes en Lampadan, con la intención de marchar hasta Rangún, la antigua capital del país y situada a unos 120 kilómetros al sur.

La policía, que desplegó el doble de agentes que manifestantes, a los que acompañaban monjes budistas, les cortó el paso, pero tras unas negociaciones se comprometió a dejarles seguir con la protesta. La violencia brotó cuando las policía volvió a cortarles el paso y los estudiantes no quisieron detener su avance, según 'The Irrawady'.

La representación de la Unión Europea (UE) en Birmania expresó en un comunicado su "profunda preocupación" por el uso de la fuerza contra los manifestantes en Lampadan y recordó a las autoridades birmanas que "la libertad de expresión y el derecho a la asamblea pacífica son derechos fundamentales de la Unión Europea".

Las manifestaciones contra la reforma de la Ley de Educación comenzaron en enero y pretenden que se incluyan en el plan de estudios las lenguas minoritarias y que se permita a estudiantes y profesores que formen sindicatos, entre otras reivindicaciones.

En 2011, después de casi medio siglo gobernada por generales, Birmania inició un periodo de reformas encaminadas hacia la paz y la democracia guiadas por un gobierno civil formado, en su mayoría, por ex generales del anterior régimen.

Activistas y organizaciones pro derechos humanos han apremiado al Gobierno del presidente, Thein Sein, a acelerar estas reformas y amparar los derechos de la población local.

"En una nación con la historia de Birmania, el cambio de mentalidad es necesario, pero lleva tiempo. Los recientes acontecimientos confirman la necesidad de proseguir con las reformas. La UE reitera su compromiso con la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales en Birmania", añadió la delegación europea.

Visto en El mundo.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Se recrudece la Guerra Civil birmana con bombardeos aéreos de la aviación gubernamental

lunes, 16 de febrero de 2015

El general Min Aung Hlaing (centro), con otros militares a su llegada al monasterio de Lashio (EFE)
El general Min Aung Hlaing (centro),
con otros militares a su llegada
al monasterio de Lashio

Decenas de soldados e insurgentes birmanos han muerto en el último rebrote de la guerra civil que afecta a ese país asiático desde hace décadas, en una escalada que ha propiciado incluso repetidos bombardeos aéreos de la aviación gubernamental.

Los combates comenzaron el pasado día 9 en el estado norteño de Shan y constituyen el regreso efectivo de la guerrilla Kokang, una insurgencia creada en torno a la minoría de origen chino que vive en esa zona fronteriza y que parecía abocada a la desaparición tras el descalabro militar que sufrió en el 2009 a manos del ejército.

Según un diario estatal, las fuerzas rebeldes lanzaron un asalto coordinado para intentar capturar la principal ciudad de la zona, Laukkai, que dejó 47 soldados muertos y 73 heridos, y exigió la intervención de helicópteros y aviones de la fuerza aérea para frenar la acometida.

Un portavoz de la Alianza Democrática Militar de Myanmar (ADMM) -así se llama la agrupación rebelde- negó tal extremo y dijo que fueron los militares del presidente Thein Sein los que atacaron sus posiciones.

El secretario general del ADMM, Htun Myat, aseguró que miles de residentes de Laukkai y de las aldeas circundantes han cruzado la frontera y se han refugiado en China ante la virulencia de los combates.

"Casi todos ha huido. Las ciudades y aldeas están vacías después de que los birmanos usaran los aviones para bombardear", señaló Myat, a la prensa local. Cientos de ellos han escapado a la cercana región de Lashio, donde se han instalado en campos de acogida improvisados y hasta monasterios.

Este domingo los medios oficialistas indicaron que los soldados birmanos habían recuperado los cadáveres de 13 insurgentes -los apodan 'renegados'-, al tiempo que los rebeldes proclamaban que continúan los ataques de los helicópteros.

Colapso absoluto de las negociaciones de paz
El gobierno birmano sostiene que la ofensiva de casi un millar de guerrilleros Konang cuenta con el apoyo directo de otras dos pequeñas facciones étnicas y el respaldo tácito de la veterana y aguerrida milicia del Ejército de la Independencia Kachin (KIA).

Los nuevos enfrentamientos confirman el colapso absoluto de las negociaciones de paz que mantiene el ejecutivo y los grupos alzados, que deberían haber firmado un alto el fuego el pasado día 12, algo que sólo hicieron cuatro pequeñas milicias de la casi veintena que siguen enfrentadas con el ejército leal a Thein Sein.

El diálogo se empantanó a finales del 2014 ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre el sistema federal que reclaman los insurgentes y quedó abocado al fracaso después del bombardeo de un campo de entrenamiento del KIA en 19 de noviembre, en el que murieron 23 miembros de esa fuerza paramilitar.

La reactivación de la guerra supone asimismo un nuevo varapalo para el ya frágil proceso de transición que impusieron los militares en el 2011 y que cada vez suscita más resquemores entre la oposición y la propia comunidad internacional.

Los renovados combates han recuperado para la escena política birmana a uno de los personajes más truculentos del norte del país, Pheung Kya Shin, el jefe de filas del ADMM, que a sus 85 años se ganó durante décadas una triste fama por sus vínculos con el tráfico de opio y heroína en lo que antaño se llamaba el 'Triángulo de Oro'.

Shin llegó consiguió entremezclar los reclamos políticos de la comunidad Kokang con sus propios intereses financieros relacionados con el trasiego de drogas, donde llegó a estar asociado con quien fuera considerado el 'padrino' de la mafia del Triángulo de Oro, el fallecido Lo Hsing Han, también de la misma etnia Kokang.

Tras firmar un pacto con la junta militar en 1989, el señor de la guerra fue un fiel aliado de los golpistas hasta la refriega del 2009, que la prensa local achacó a más a los vínculos de Shin con el comercio de droga que a motivaciones políticas.

En diciembre, en la primera entrevista que concedía en años, Shin pareció adelantar los presentes encontronazos armados al explicar al diario chino 'Global Times' que regresaba a Kokang para combatir contra las tropas birmanas. "Seguiremos luchando contra el gobierno de Birmania hasta que recuperemos Kokang", dijo.

Visto en El mundo.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

[Personal] Nuevo parón en el blog

martes, 2 de abril de 2013

Buenos días a todos.

Como habéis podido comprobar en el último mes apenas he tenido tiempo de escribir nada en el blog. Apenas copiar alguna noticia, artículo y, sobre todo, acción de alguna de las ONG que conocemos.

En este mes han vuelto a estallar los conflictos étnicos en Birmania. Nuevamente los bamar budistas vuelven a cargar contra los rohingya musulmanes. Además, el conflicto con los kachin, cristianos, sigue latente.

Al parecer Aung San Suu Kyi y la Liga Nacional para la Democracia en el mejor de los casos no están haciendo gran cosa por evitar estos ataques (matanzas, genocidios); en el peor, hay miembros de la NLD que los amparan.

El resto del mundo simplemente obvia estas informaciones: a nadie le importa lo más mínimo.

Yo tengo que dejar el blog durante un tiempo; no sé cuánto, pero puede que sea bastante. Meses, en cualquier caso. Los estudios y el día a día vuelven a fagocitarme.

Si queréis seguir informados sobre Birmania (y Asia en general) podéis leer a Carlos Sardiña Galache, Laura Villadiego (y su blog El mundo desencajado), Zigor Aldama y David Jiménez (de El mundo).
También os recomiendo que leáis el blog de Tiburcio Samsa, Asia, Buda y rollitos de primavera, que escribe sobre todos los temas (religión, literatura, política, economía, etc.) artículos relacionados con Asia. Artículos laaaaargos e infumables, pero muy, muy interesantes (y divertidos).

Finalmente, y lo más importante: hay gente, españolitos de a pie, trabajando en Birmania y Tailandia, ayudando principalmente a los niños de Birmania. No os olvidéis de ellos:



LLegados a este punto solo me queda deciros una última cosa: si alguien quiere y puede seguir adelante con el blog, por favor, que contacte conmigo. La labor es tan sencilla como buscar información sobre Birmania y copiarla aquí; solo requiere de algo de manejo con la herramienta (blogger) y, sobre todo... mucho tiempo.

Un abrazo.
Hasta pronto.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Los karen (y 6)

Admiro el numantinismo de la KNU, pero les acabó pasando factura. Desde la segunda mitad de la década de los noventa se multiplicó el número de karens que cruzaron la frontera para acogerse a los campos de refugiados en territorio thailandés. La autoridad de Bo Mya empezó a ser contestada y surgieron divisiones en la KNU. Paulatinamente el liderazgo fue pasando a Saw Thin Sein, al que se veía como un líder más hábil, diplomático y flexible que Bo Mya. El traspaso de poderes se oficializó en el 12º Congreso que la KNU celebró en enero de 2000, cuando se nombró a Saw Thin Sein Presidente de la KNU. Saw Thin Sein hizo de la colaboración entre todas las facciones karen su principal objetivo y señaló que sus prioridades estarían en lo político, no en lo militar. Tal vez fuera que cada vez le quedaban menos soldados que mandar.

A finales de 2003, la junta militar hizo una propuesta negociadora a la KNU por medio de Bo Mya. Eran los tiempos en los que Khin Nyunt fue Primer Ministro y en los que se especulaba con que quería liberalizar el régimen. Las negociaciones arrancaron bien. Parecía que el régimen tenía una voluntad real de llegar a un acuerdo en el que tal vez a cambio del alto el fuego concedería a la KNU una pequeña autonomía. Incluso el régimen estaba dispuesto a concertar un acuerdo temporal para que durante dos años la KNU viese como funcionaba, antes de llegar al definitivo. La KNU por su parte era consciente de que, dada la relación de fuerzas, a lo más que podía aspirar era a un estado federado dentro de una Birmania federal. Un punto importante de fricción eran los contactos que la KNU tenía con los grupos prodemocráticos en el exilio. El régimen se sentía más cómodo tratando con las insurgencias étnicas cuando lo único a dilucidar era la situación de las minorías, no el régimen político del país. Otra rémora en las negociaciones era la postura del sector más duro de la KNU. Algunos componentes de ese sector todavía recordaban las malas experiencias sufridas en otras negociaciones con los militares.

En octubre de 2004 Khin Nyunt fue defenestrado. En mayo de 2005 tuvo lugar un extraño incidente en el que en la muy controlada Rangún estallaron sendas bombas en dos supermercados y un centro de convenciones, matando a 19 personas e hiriendo a 162. El régimen se apresuró a culpar a las insurgencias étnicas, a Thailandia y a la CIA. No culparon a Lee Harvey Oswald porque en el último momento alguien les sopló que llevaba treinta años muerto, que si no...

Todo eso condujo al fracaso de unas negociaciones que tal vez fueran las que más cerca estuvieron de triunfar en más de 30 años. Tras el final de las negociaciones, la situación todavía se complicó más. La 7ª brigada de la KNU, que mandaba Htain Maung, realizó una aproximación a las autoridades birmanas, justo en el momento en el que las FFAA birmanas habían reiniciado la ofensiva militar contra la KNU. Acabaron alcanzando un acuerdo con la junta de Rangún a comienzos de 2007. En diciembre de 2006 murió Bo Mya. Aunque ya controlase poco del día a día, seguía siendo un símbolo y estaba cargado de autoridad moral. En febrero de 2008 el Secretario General de la KNU, Mahn Shar, fue asesinado, posiblemente por miembros del DKBA a instigación de la junta militar. En mayo de 2008 murió Saw Thin Sein por causas naturales. Estas muertes de los líderes de la vieja generación agravaron los problemas de la KNU, toda vez que con su carisma y estatura habían impedido que surgiesen líderes más jóvenes que renovasen el movimiento.

Y es entonces, cuando la situación aparecía más negra para la KNU, que Thein Sein llegó al poder y, dentro de las reformas que impulsa, hizo de las negociaciones con las minorías étnicas una prioridad. A finales de 2011 la KNU y el Gobierno birmano reiniciaron las negociaciones, que continúan en estos momentos. Por primera vez en más de cincuenta años parece que la paz para los karen es finalmente una posibilidad.

Anteriores artículos sobre los karen: IIIIIIIV y V.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar